Elena Esteban

No tenemos control

17/03/2017

Llevo toda la vida creyendo que controlaba todo a mi alrededor. La frase de “Nosotros creamos nuestra realidad” para mi tenía el significado de “Yo controlo la realidad”.

Actuando en todo momento para controlar mis experiencias, mis aprendizajes y en definitiva todo lo que ocurría. Tomando responsabilidad de todas mis vivencias, pues por supuesto ¿Quién si no yo sería responsable de todo lo que ocurría a mi alrededor si yo controlaba mi existencia?

Muchos años me ha costado abrir los ojos, pues yo no controlo nada, absolutamente nada. Por no controlar ni siquiera controlo mi mente, que es algo que si podemos tratar de hacer.

Me ha costado entender lo que es fluir, porque cambiar de un paradigma que te prodiga tanto poder a entregar tu control a otro (al Universo) es realmente un salto en el camino, mejor dicho, un cambio en el camino; elegir otro camino directamente.

El control es antivida, me dijo.La vida es ausencia de control. No controláis nada.

El control es antivida… ¿Cómo puedo yo pues, querer seguir controlando todo, ahora que se que eso va en contra de vivir, de la vida, a la que venero como a una Diosa?

Desde entonces y para que me quedase claro, comencé a tener experiencias en las que la vida me mostraba y demostraba que no controlo. Está bien y es lo correcto tratar de mejorar las situaciones, y luego, está mejor, dejar fluir, que finalmente te lleva a soltar.

El flujo de la vida no puede cortarse con nada. Creer que puedes hacerlo es vivir en un engaño, en ocasiones es sufrir gratuitamente y responsabilizarte de lo que realmente no es tuyo.

No tenemos control